Temas de interés

OLEÁCEAS

novetats

Características Generales

Las oleáceas constituyen una familia muy diversa de árboles y arbustos. Incluye géneros de importancia económica y ornamental como: olivos, aligustres, fresnos, lilos y jazmines.
Los géneros más importantes desde el punto de vista alérgico son:

- Olea (olivo y acebuche)
- Fraxinus (fresnos)
- Ligustrum (aligustre)

Otros géneros con especies silvestres o muy cultivadas en la Península Ibérica son:

- Phillyrea (labiérnagos)
- Syringa (lilas)
- Jasminum (jazmines)

En esta familia la polinización varía según las plantas, algunas dispersan su polen con la ayuda de insectos (entomógamas) y otras lo hacen por medio del viento (anemógamas). Otras especies presentan un modelo mixto de polinización.

OLIVO

Nombres comunes

- Olivera
- Acebuche u olivo silvestre

Características morfológicas y botánicas

El olivo es un árbol rústico, muy resistente al calor y a la sequía, que alcanza hasta 10-15 m de altura y presenta un tronco grueso, nudoso y retorcido, con la corteza pardo grisácea finamente fisurada.
Las hojas son perennes, opuestas, enteras, lanceoladas de 2-8 cm de longitud, con el haz verde grisáceo y el envés plateado (debido a una cubierta de pequeñas escamas).

Las flores son pequeñas, blancas, formando pequeños racimos entre las hojas.

El fruto, la aceituna, de color verde, se torna negruzca en la madurez y es muy apreciada por su aceite.

El acebuche es un arbusto o arbolillo, con ramas rígidas y espinescentes.

Las hojas se disponen de igual modo que en el olivo y son del mismo color aunque más pequeñas y más anchas.

Las flores son idénticas a las del olivo.

El fruto es más pequeño que el del olivo, proporciona un aceite de gran calidad y es muy apreciado.

Distribución

En la Península y Baleares hay una sola especie del género Olea representada por una raza denominada O. europea que tiene dos variedades:

- Variedad europaea (olivo cultivado)
- Variedad sylvestris (olivo silvestre o acebuche)
- Variedad africana (en las Islas Canarias)

El olivo comenzó a cultivarse hace unos 5000 años en le Mediterráneo oriental propagándose rápidamente a lo largo de toda la costa, de Este a Oeste, a través de Grecia, Sur de Italia, Norte de Túnez y Marsella, alcanzando, finalmente, la Península Ibérica, convirtiéndose en el cultivo oleaginoso por excelencia de las civilizaciones mediterráneas. El descubrimiento de América llevó este cultivo a Perú, Chile y Colombia, desde donde se extendió a EEUU proliferando en Florida y California.

Es característico de la Europa mediterránea y tiene una gran importancia económica siendo su distribución en España muy amplia, especialmente en la mitad sur. Se extiende por las Islas Baleares, donde es localmente abundante, y repartido por la mitad meridional y este de la Península, hasta Cataluña; penetra por el centro hasta las laderas rocosas de las riberas del Tajo.

Son destacables los cultivos de la provincia de Jaén, donde la extensión de los olivares puede equivaler al conjunto de toda Grecia.

Se han descrito hasta 12 variedades (cultivares) de Olea europea: cornezuelo, cornicabra, gordal, ojiblanco, verdial, manzanilla, aloreña, callosita, zarzaleña, marteño o nevado, picual, carrasqueño.

Vive en todo tipo de suelos y aguanta muy bien el calor, siendo muy sensible al frio.

Son destacables los acebuchares de Cádiz y Huelva, vive en todo tipo de suelos y suele acompañar a encinas, quejidos y alcornoques. También aparece en los matorrales que resultan de la degradación de estas formaciones.

Polinización

Olivo y acebuche tienen una polinización mixta en la que la dispersión por el viento juega el papel más importante, frente a una dispersión por insectos (escarbajos). El pequeño tamaño del polen hace que resulte fácil encontrar concentraciones elevadas en lugares distantes muchos kilómetros de las zonas de olivares. La cantidad de polen que pueden liberar es muy grande debido al cuantioso número de flores.

En nuestro país la polinización del olivo se prolonga durante los meses de abril a julio, con niveles máximos entre la segunda quincena de mayo y primera de junio y dura entre 3-4 semanas.

Se han detectado picos máximos hasta de 4208 granos/m3 en Jaén y algo menos en Toledo, Málaga, Sevilla, Ciudad Real, Albacete; niveles moderados en Badajoz y Madrid; y muy discretos en Valencia, Murcia, Salamanca, Barcelona, Zaragoza. Muy bajos en el resto de España.

Manifestaciones clínicas

El mayor número de pacientes sensibles al polen del olivo lo encontramos en las provincias de Jaén, Sevilla, Málaga, Ciudad Real, Toledo, Logroño, Madrid y Zaragoza.

La alergia polínica es la causa de casi el 52% de los casos de rinoconjuntivitis y del 30% de los casos de asma bronquial.

Concentraciones de polen de Olea europea entre 150-400 granos/m3 son capaces de provocar síntomas respiratorios en los pacientes alérgicos.

Bibliografía

1. Francisco Feo Brito, Blanca Cárdaba, Carlos Lahoz, Javier Subiza, Miguel Jerez, Ginés López. Atlas de Aerobiología y Polinosis. Comité de Aerobiología y Polinosis de la SEAIC (Forum s. XXI, Schering Plough).

2. Antonio Luis Valero Santiago, Alvaro Cadahía García. Polinosis: Polen y Alergia. MRA ediciones S.L. 2002.

3. Manuel Munuera Giner, José Sebastián Carrión García, Cristina Navarro Camacho, Luis Orts Llopis, Antonio Espín Gea, Francisco Sáez Soto, Javier García Sellés. Polen y Alergias (guía de las plantas de polen alergógeno de la Región de Murcia y España). DM librero-editor 2001.

Fotos: Laia Pérez