Temas de interés

ÉBOLA

1. ¿Qué es la enfermedad por el virus del Ebola?

La enfermedad por el virus del Ebola es una enfermedad grave y con frecuencia letal que afecta a personas y a monos, gorilas y chimpancés.

Se detectó por primera vez en 1976 y se desconoce su origen, pero las pruebas científicas disponibles apuntan a que los murciélagos frugívoros (que se alimentan de frutos) son sus huéspedes más probables.

2. ¿Cómo se infectan las personas con el virus?

En el actual brote en África Occidental, la mayoría de los casos humanos se han debido a la transmisión de persona a persona.

La infección se produce por contacto directo, a través de las mucosas o de heridas, con la sangre u otros líquidos o secreciones corporales (heces, orina, saliva, semen) de personas infectadas. También puede producirse cuando las heridas o mucosas de una persona sana entran en contacto con entornos contaminados por los líquidos infecciosos de un paciente con el virus del Ebola, como prendas de vestir o ropa de cama sucias o agujas usadas.

También se han producido casos de transmisión en la comunidad durante funerales y entierros. Las ceremonias de inhumación en las que los asistentes tienen contacto directo con el cuerpo del difunto han intervenido en su transmisión. Los cadáveres de quienes hayan fallecido de EVE deben ser manipulados con ropas y guantes protectores resistentes, y ser inhumados inmediatamente. La OMS aconseja que los cadáveres sean manipulados y enterrados por profesionales capacitados, con equipo adecuado.

Existe posibilidad de contagio mientras el virus esté presente en la sangre y las secreciones. Por ello, los profesionales médicos efectúan un estrecho seguimiento de los pacientes infectados y les someten a pruebas de laboratorio para verificar que el virus ya no circula por su organismo antes de regresar a su hogar. Los hombres pueden seguir transmitiendo el virus a su pareja por el semen hasta siete semanas después de la recuperación clínica. Por ello, es importante que eviten mantener relaciones sexuales durante al menos siete semanas o que utilicen preservativos en caso de mantenerlas antes de transcurrido ese plazo.

Generalmente, para que el virus pueda propagarse en la comunidad de persona a persona es necesario que alguien haya tenido contacto con un animal infectado.

3. ¿Quiénes corren mayor riesgo?

Durante un brote, quienes mayor riesgo de infección corren son:

· el personal sanitario;
· los familiares u otras personas que hayan estado en contacto estrecho con personas infectadas;
· los integrantes del cortejo fúnebre que hayan tenido contacto directo con el cuerpo del difunto como parte de las ceremonias de inhumación;

La exposición al virus puede controlarse mediante el uso de medidas de protección en dispensarios y hospitales, en reuniones comunitarias o en el hogar.

4. ¿Cuáles son los signos y síntomas típicos de la infección?

Aparición súbita de fiebre, debilidad intensa, dolores musculares, de cabeza y de garganta, síntomas que van seguidos de vómitos, diarrea, erupciones cutáneas, disfunción renal y hepática y, en algunos casos, hemorragias internas y externas.

Los resultados de laboratorio muestran disminución del número de leucocitos y plaquetas, así como aumento de las enzimas hepáticas.

El periodo de incubación (el intervalo desde la infección a la aparición de los síntomas) oscila entre 2 y 21 días. Los pacientes son contagiosos desde el momento en que empiezan a manifestarse los síntomas. No son contagiosos durante el periodo de incubación.

Las infecciones de la enfermedad por el virus del Ebola solamente pueden confirmarse mediante pruebas de laboratorio.

5. ¿Cuándo se debe buscar atención médica?

Alguien que haya estado en una zona con casos confirmados de enfermedad por el virus del Ebola o en contacto con una persona presuntamente infectada o cuya infección se haya confirmado debe buscar de inmediato atención médica.

Todos los casos de personas presuntamente enfermas deben notificarse sin demora al centro de salud más cercano. La atención médica temprana es esencial para mejorar la tasa de supervivencia a la enfermedad y para contener su propagación.

6. ¿En qué consiste el tratamiento?

En la actualidad no se dispone de ningún tratamiento específico que cure la enfermedad. Los casos graves requieren cuidados intensivos. Los pacientes suelen deshidratarse y necesitan sueros intravenosos o rehidratación por vía oral con soluciones que contengan electrólitos.

Para contribuir a contener la propagación del virus, los casos presuntos o confirmados deben aislarse de los otros pacientes y ser tratados por personal de salud que aplique estrictas precauciones para controlar la infección.

7. ¿Qué puedo hacer yo? ¿Puede prevenirse la enfermedad?

En la actualidad no hay medicamentos ni vacunas contra la EVE que estén aprobados, aunque hay varios productos en fase de desarrollo.

Formas de evitar la infección o detener la transmisión:

· Entender la naturaleza de la enfermedad, cómo se transmite y cómo impedir que siga extendiéndose.
· Escuchar y cumplir las directivas del Ministerio de Salud de su país.
· Si sospecha que algún pariente o vecino puede tener EVE, aliéntelo y apóyelo para que busque tratamiento médico apropiado en un centro sanitario.
· La OMS no aconseja la atención a domicilio, y recomienda a los pacientes y a sus familiares que busquen atención profesional en un centro terapéutico.
· Cuando visite a un paciente en el hospital o lo atienda en su domicilio, es recomendable que se lave las manos con agua y jabón después de tocarlo, de entrar en contacto con sus líquidos corporales o de tocar objetos de su entorno.
· Los cadáveres de las personas fallecidas de EVE deben ser manipulados con EPP adecuado y enterrados inmediatamente.

Además, hay que reducir el contacto de las personas con animales con alto riesgo de estar infectados (murciélagos frugívoros y simios) en las zonas de selva tropical afectadas. Si sospecha que un animal puede estar infectado no lo toque. Los productos de origen animal (sangre y carne) deben cocinarse bien antes de comerlos.

8. ¿Y el personal de salud? ¿Cómo se protege del elevado riesgo que supone atender a los enfermos?

Los profesionales sanitarios corren mayor riesgo de infectarse que otros grupos. Durante un brote hay que aplicar las “precauciones generales y precauciones adicionales”. Son recomendaciones basadas en datos que se sabe que evitan la propagación de las infecciones.

¿Deben separarse los demás pacientes de los casos confirmados o sospechosos de EVE?

Se recomienda aislar los casos confirmados o sospechosos de EVE en habitaciones individuales o en zonas específicas, separados de otros pacientes. En esas zonas también deben separarse los casos confirmados de los sospechosos. El acceso a ellas debe estar restringido y hay que asignarles los equipos necesarios y dotarlas de personal que las atienda en régimen de exclusividad.

¿Se permiten visitas en las zonas donde se ingresan a los casos confirmados o sospechosos de EVE?

Hay que interrumpir el acceso de las visitas a los pacientes con EVE. Solo se debe permitir el acceso a las personas que sean necesarias para el bienestar y la atención del paciente, como los padres de los niños.

¿Es necesario EPP al atender a estos pacientes?

Además de las precauciones generales, los profesionales sanitarios deben aplicar de forma estricta las medidas recomendadas de control de la infección para evitar la exposición a sangre, líquidos y entornos u objetos contaminados, como la ropa de cama sucia o las agujas utilizadas.
Las visitas y profesionales sanitarios deberían utilizar de forma rigurosa el EPP, que debe consistir, como mínimo, en guantes, bata impermeable, botas o zapatos cerrados con cubre-zapatos, mascarilla y protección ocular contra salpicaduras (gafas o máscaras faciales).

¿Es importante la higiene de las manos?

La higiene de las manos es esencial, y tiene que hacerse:

· antes de ponerse los guantes y otras prendas de protección personal al entrar en la habitación o zona de aislamiento;
· antes de practicarle al paciente cualquier procedimiento limpio o aséptico;
· tras cualquier riesgo de exposición o exposición real a la sangre u otros líquidos corporales del paciente;
· después de tocar superficies u objetos del entorno del paciente que estén (o que simplemente puedan estar) contaminados;
· después de quitarse el EPP, al abandonar la zona de aislamiento. Si no se cumple se reducen o eliminan completamente los beneficios de su uso.

En la higiene de las manos se ha de utilizar agua corriente y jabón, aplicando la técnica correcta recomendada por la OMS. Debería haber productos a base de alcohol en todos los puntos de atención (a la entrada de las habitaciones y zonas de aislamiento y dentro de ellas); asimismo debería haber siempre agua corriente, jabón y toallas de un solo uso.

¿Qué otras precauciones son necesarias en la atención sanitaria?

Las relacionadas con la seguridad de las inyecciones y las flebotomías, en particular la gestión de los objetos corto-punzantes, la limpieza periódica y rigurosa del medio, la descontaminación de las superficies y el equipo, y el tratamiento de la ropa de cama sucia y de los desechos.

Además, hay que asegurar las condiciones de seguridad en el procesamiento de las muestras de laboratorio de los casos confirmados o sospechosos de EVE y la manipulación de los cadáveres o los restos humanos en las autopsias y la preparación de los entierros.

9. ¿Y los rumores de que algunos alimentos pueden prevenir o curar la infección?

Solicitar asesoramiento de salud creíble a las autoridades de salud pública. Si bien no existe ningún fármaco específico contra el virus del Ebola, el mejor tratamiento son los cuidados intensivos en el hospital por el personal de salud que utiliza las medidas de protección recomendadas.

10. ¿Cómo protege la OMS la salud durante los brotes?

La OMS facilita asesoramiento técnico a los países y las comunidades con objeto de que se preparen para los brotes de virosis del Ebola y respondan a ellos. Entre las medidas de la OMS cabe mencionar las siguientes:

· vigilancia de la morbilidad e intercambio de información entre las regiones para que estén alerta ante posibles brotes;
· prestación de asistencia técnica en la investigación y contención de las amenazas para la salud cuando ocurran, por ejemplo ayuda in situ para detectar a las personas enfermas y hacer un seguimiento de las características de la morbilidad;
· asesoramiento sobre prevención y opciones de tratamiento;
· despliegue de expertos y distribución de suministros sanitarios (como equipo de protección personal para el personal de salud) cuando el país los solicite;
· comunicaciones para dar a conocer la naturaleza de la enfermedad y las medidas sanitarias de protección para controlar la transmisión del virus; y
· activación de redes regionales y mundiales de expertos que proporcionen asistencia, en caso de solicitarse, y mitiguen las posibles repercusiones sanitarias internacionales y las perturbaciones en los viajes y el comercio.

11. Durante un brote, ¿el número de casos notificados por los funcionarios de salud puede aumentar o disminuir? ¿Por qué?

Durante un brote de virosis del Ebola, las autoridades de salud pública del país afectado informan del número de casos y muertes provocados por la enfermedad. Las cifras cambian cada día y reflejan los casos sospechosos y los confirmados en laboratorio.

12. ¿Cuáles son los consejos de la OMS acerca de los viajes?

La OMS recomienda restricciones a los viajes y al comercio cuando son necesarias; asimismo, puede informar a las autoridades nacionales para que las apliquen. Aunque el riesgo de infección para los viajeros es muy bajo, puesto que la transmisión de persona a persona se hace por contacto directo con los líquidos corporales o las secreciones de pacientes infectados.

¿No hay riesgos al viajar con personas que tengan EVE?

Si una persona que ha estado expuesta al virus del Ebola decide viajar y no tiene síntomas no puede transmitir la EVE a quienes le rodean. Si tiene síntomas, debe buscar inmediatamente atención médica en cuanto se sienta mal. Para ello es posible que tenga que notificar a la tripulación del barco o avión, o que a la llegada a su destino busque atención médica inmediatamente. Los viajeros que presenten síntomas iniciales de EVE deben ser aislados para evitar que prosiga la transmisión. Aunque el riesgo para otros viajeros es muy bajo en esta situación, se recomienda efectuar un rastreo de los contactos.

¿No hay riesgos al viajar a África Occidental por negocios o para visitar a familiares y amigos?

El riesgo es extremadamente bajo ya que la transmisión requiere contacto directo con órganos, sangre, secreciones u otros líquidos corporales de personas o animales infectados, vivos o muertos, todo lo cual es muy improbable en el caso del viajero típico. En todo caso, se aconseja a los turistas que eviten esos contactos.

Si ha habido contacto, notificar a las autoridades de salud pública y proceder al rastreo de los contactos, que se utiliza para confirmar que no ha habido exposición a la EVE y evitar una ulterior propagación de la enfermedad mediante el seguimiento.

Recomendaciones generales de la OMS en los viajes:

· Los viajeros deben evitar todo contacto con pacientes infectados.
· El personal de salud que viaje a las zonas afectadas debe acatar rigurosamente las orientaciones sobre el control de la infección recomendadas por la OMS.
· Las personas que hayan estado en zonas con casos recientemente notificados deben conocer los síntomas de la infección y solicitar atención médica al primer signo de la enfermedad.
· Se aconseja a los médicos clínicos que atiendan a viajeros que hayan regresado de zonas afectadas y que presenten síntomas compatibles que consideren la posibilidad de la enfermedad por el virus del Ebola