Temas de interés

Ofensiva médica contra las pólizas basura y la concentración de clínicas

29/01/16- Ana MacPherson

El Col·legi de Metges de Barcelona reclama “reglas claras” para la sanidad privada, que en Cataluña es básicamente la de las mutuas, doble cobertura que tiene el 30% de la población en Barcelona y el 25% en el conjunto de Cataluña y que ocupa unos 6000 médicos. “ Porque la guerra de precios en las pólizas y la concentración del 60% de las clínicas en una sola empresa están afectando a la calidad del servicio privado, a las condiciones de trabajo de los médicos y están dando desagradables sorpresas a los asegurados”, resume el presidente del colegio barcelonés Jaume Padrós.

La guerra de precios, por un lado, "con ofertas de precios muy bajos que se multiplican por 5 cuando empiezan los problemas de salud a partir de los 65 años", está afectando directamente a la calidad asistencial privada. En primer lugar, en forma de honorarios por consulta cada vez más bajos: se llega a pagar 10 o 12 euros en la primera visita que se reduce un poco más en la segunda o incluso se llega a no pagar la tercera. En segundo lugar porque los precios bajos impiden inversiones imprescindibles en tecnología y material clínico. " Y profesionalmente es un área cada vez menos atractiva para los jóvenes profesionales. La edad media va aumentando y el ejercicio libre se está quedando sin médicos mujeres y jóvenes", apunta Padrós.

La otra alerta del sector privado la protagoniza la concentración del 60% de las clínicas en manos de una misma empresa, el grupo Quirón. La consecuencia es que es el escenario principal del ejercicio libre de la medicina, la clínica a la que el médico lleva a sus pacientes, se transforma en un centro que contrata laboralmente a sus propios equipos como en la sanidad pública: manda la empresa, no el profesional. “ Y se la laboraliza la profesión también el sector privado “, analizar en el COMB.

Desde esta organización están dispuestos a promover todas las fórmulas posibles que devuelvan el poder a los médicos fomentarán, por ejemplo, las sociedades de profesionales, acciones de médicos que comparten especialidad y que ofrecen sus servicios en bloque para mantener una cierta libertad de elección para el paciente y para tener más fuerza al negociar condiciones con las compañías y, sobre todo, con el nuevo poder de las clínicas. Denuncian que ese nuevo poder está provocando la exclusión de algunos profesionales, que no pueden operar en ciertas clínicas ni tener relación directa con los seguros.

El cambio de panorama ha llevado al COMB a crear una oficina de atención a usuarios de seguros privados junto con la Coordinadora d’Usuaris de la Sanitat (CUS). Se trata de facilitar información sobre la letra pequeña de cada póliza para que los usuarios sepan qué están contratando. Es un folleto que se repartirá en las consultas privadas y se detalla qué se ha de mirar: si incluye prótesis, si el cuadro médico es abierto o no, si se les puede excluir por enfermedades preexistentes o si se penaliza el uso excesivo. También promoverán la acreditación de las consultas y crearán un consejo asesor para mejorar la calidad asistencial en el ejercicio privado.

Según una encuesta entre los médicos, en el ranking de los seguros sanitarios, Asistencia Sanitaria es la mejor valorada y las que menos, Alianza-Divina Pastora, Sanitas y Asisa.