Temas de interés

Esofagitis eosinofílica

La esofagitis eosinofílica (EoE) es una enfermedad inflamatoria crónica caracterizada desde el punto de vista sintomático por una disfunción esofágica e histológicamente por una inflamación del esófago predominantemente eosinofílica.

Es la causa más prevalente de síntomas recurrentes esofágicos después del reflujo gastroesofágico y también es la causa más frecuente de disfagia entre niños y adultos jóvenes en Europa.

Desde la década de los noventa se ha considerado la EoE como una forma específica de alergia alimentaria. Las dietas elementales basadas en aminoácidos resultan las más eficaces para conseguir la remisión histológica (90.8%). Sin embargo, su uso está muy limitado por sus inconvenientes (baja adherencia por su sabor y monotonía, coste...)

Los alergólogos han intentado identificar los alimentos responsables de la enfermedad. Los pacientes generalmente no asocian el inicio de los síntomas con el consumo de un alimento específico. Las pruebas alergológicas (prick test y patch test) son insuficientes para recomendar una dieta efectiva. Según varios estudio la remisión alcanzada es inferior al 50%, sobre todo en adultos. Otros estudios también han comprobado la utilidad limitada de los valores de IgE específicas en suero que no siempre se relacionan con la clínica o la histopatología.

Actualmente las dietas empíricas de eliminación de seis alimentos (leche de vaca, trigo, huevo, soja, cacahuetes/frutos secos, pescado/marisco) constituirían la mejor opción terapéutica, con una tasa de remisión del 72%.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento dietético es conseguir la remisión de la EoE. Consumir un alimento previamente excluido después de conseguir la remisión histológica equivale a un test de provocación que es el “gold standard” para el diagnóstico de la alergia alimentaria. La disociación encontrada entre los síntomas clínicos y la histología implica que la ausencia de síntomas no es equivalente a la remisión de la enfermedad. Se considera necesario la monitorización de la enfermedad usando endoscopias repetidas y biopsias de la mucosa esofágica para identificar con certeza si el alimento es un desencadenante de la EoE.

El tratamiento dietético consta de tres fases sucesivas. Fase de remisión: se eliminan simultáneamente los alimentos durante un mínimo de seis semanas. Después de realiza una endoscopia con biopsia para monitorizar la remisión. Fase de reintroducción de alimentos: en los pacientes con remisión histológica se reintroducen los alimentos uno a uno. Se recomienda su ingesta diaria y se realiza endoscopia con biopsia seis semanas después de la reintroducción. Fase de mantenimiento: una vez que se han identificado los alimentos responsables se mantiene la dieta de evitación.

Respecto al tratamiento farmacológico, los inhibidores de la bomba de protones (IBP) constituirían actualmente el tratamiento de primera línea. Desde el 2005 varios estudios han demostrado remisiones completas después del tratamiento durante ocho semanas con IBPs en el 50.5% de los pacientes y mejoría sintomática en el 60.8%. La eosinofilia esofágica que responde a IBP (PPI-REE) parece constituir un subfenotipo de la EoE ya que ambas son indistinguibles. Muchos pacientes mantienen la remisión histológica un año después pero algunos precisan aumentar o duplicar la dosis.

La eficacia de los esteroides tópicos ha sido evaluada en varios ensayosy meta-análisis: budesonida y fluticasona resultaron superiores al placebo, disminuyendo la densidad de eosinófilos en la mucosa esofágica y mejorando los síntomas. Sin embargo, debido a su diferente administración (comprimidos efervescentes y suspensión viscosa) la budesonida viscosa podría constituir l a mejor terapia.

En pacientes con EoE sintomática después de un adecuado control de la inflamación eosinofílica debe considerarse la dilatación endoscópica para mejorar la disfagia y aumentar el calibre esofágico.

En resumen:

  • Los IBP deben ser considerados como primera línea de tratamiento teniendo en cuenta su seguridad, bajo coste y moderada eficacia.
  • Pacientes que consiguen la remisión clinicopatológica con IBPs pueden evitar o retrasar restricciones dietéticas y la terapia crónica con corticoides.
  • No es necesario imponer restricciones dietéticas en todos los casos. De hecho, cuando se aplican varias modalidades terapéuticas simultáneamente es más difícil saber cuál es la más efectiva para controlar la enfermedad.
  • La respuesta a cada opción terapéutica debe ser monitorizada con endoscopias y biopsias.
  • Si la terapia con inhibidores de la bomba de protones falla, se debe ofrecer al paciente la elección entre el tratamiento con corticoides tópicos deglutidos o las restricciones dietéticas. Como la EoE es una enfermedad crónica la opción terapéutica puede ser modificada para satisfacer al paciente.

BIBLIOGRAFÍA

- González-Cervera J, Lucendo AJ. Eosinophilic Esophagitis: An Evidence-Based Approach to Therapy. J Investig Allergol Clin Immunol. 2016;26(1):8-18

- Arias A, González-Cervera J, Tenias JM, Lucendo AJ. Efficacy of dietary interventions for inducing histologic remission in patients with eosinophilic esophagitis: a systematic review and meta-analysis. Gastroenterology. 2014 Jun;146(7):1639-48

- Tomizawa Y, Melek J, Sakuraba A. Comparison of efficacy of pharmacologic therapy of eosinophilic esophagitis (EoE): A systematic review and network meta-analysis. Gastroenterology. 2015; 148 (4, suppl 1): s-792