Temas de interés

Alergia a alimentos

La alergia a alimentos es una reacción inmunológica que se produce en algunos individuos previamente sensibilizados y para provocarla puede haber suficiente con la ingesta de muy poca cantidad del alimento.

Manifestaciones de la alergia alimentaria:

La alergia alimentaria se puede manifestar afectando a uno o varios órganos y provocando diversos síntomas:

  • Digestivos:

o Enrojecimiento de la faringe, edema y tumefacción, con sensación de quemazón, escozor y picor debido al contacto inmediato del alimento con la cavidad bucal.

o Halitosis: posible manifestación de alergia alimentaria a proteínas de leche de vaca.

o Lengua geográfica: puede ser un signo más de alergia alimentaria.

o Aparecen náuseas, dolor abdominal y diarreas cuando el alimento llega al intestino.

  • Cutáneos:

o Los más frecuentes son: urticaria y/o angioedema, después de la ingesta del alimento.

o Urticaria de contacto: lesión en forma de pápula y eritema a los 15-30 minutos después del contacto del alimento con la piel sana.

o Dermatitis atópica: proceso inflamatorio de la piel que se relaciona con la alergia alimentaria en el 20% de los niños.

  • Respiratorios: son causados por la inhalación de partículas volátiles del alimento cocido o crudo, que pueden provocar desde rinitis y/o conjuntivitis y tos, hasta episodios de asma.

Alergia a las proteínas de la leche de vaca:

La alergia a las proteínas de la leche de vaca es la más frecuente en la infancia. Se presenta en los primeros meses de vida y es muy rara en adultos. Los bebés alimentados con leche materna tienen un porcentaje menor de alergia a estas proteínas, por lo que hay que insistir en la importancia de la lactancia materna.

La leche de vaca contiene más de 25 proteínas diferentes, pero las más alérgicas son las proteínas solubles entre las que se encuentran:

  • Beta lactoglobulina
  • Alfa lactoalbúmina
  • Caseína
  • Seroalbúmina

La betalactoglobulina no existe en la leche humana. Su proteína persiste después de la digestión y se absorbe a través de la mucosa intestinal. Se encuentra en la leche materna en cantidades mínimas debido a los lácteos que ingiere la madre; estas mínimas cantidades con las responsables de un mayor número de sensibilizaciones en el lactante.

Tratamiento:

Excluir de la dieta la leche de vaca.

Se utilizan como sustitutos derivados de la soja y hidrolizados de proteínas de vaca.

Prevención: mantener la lactancia materna durante un tiempo prolongado.

Dieta de exclusión:

Eliminar la leche de vaca y todos sus derivados lácteos: yogur, queso, flan, cuajada, manteca, nata, crema de leche, arroz con leche, algunos caramelos.

Se encuentran proteínas de leche de vaca en caseinatos de sodio, de calcio, potásicos, magnésicos, hidrolizado proteico, H4511, H4512, lactoalbúmina, lactoglobulina, lactosa, ácido láctico.

También pueden contenerlas el pan de Viena, de molde o de panadería.

Hay que leer detenidamente las etiquetas e informarse de la composición en el lugar habitual de la compra ya que las proteínas lácteas pueden estar ocultas en muchos alimentos elaborados.